lunes, 11 de marzo de 2013

Poemas Aribogoandaluces. Emilio García Gómez (traducción), Madrid, Espasa-Calpe, 1985.




Poemas Aribogoandaluces.  Emilio García Gómez (traducción), Madrid, Espasa-Calpe, 1985.

Mariel  Robles Valadez.

Si de amor hablamos, ¿por qué no reseñar un libro que encierra el hedonismo, la exquisitez y el placer por la naturaleza y la vida misma?  Pues bien, la editorial española Espasa-Calpe bajo su Colección Austral, editada a partir del año 1937, trae a su acervo el libro Poemas Arabigoandaluces. Dicha obra es una antología y traducción a cargo del especialista en temas del Medio Oriente; el madrileño Emilio García Gómez.

A lo largo del libro, podemos ver una afinada recopilación de fragmentos de poetas andaluces durante los siglos X al XIII. El libro está enmarcado bajo la conquista musulmana en la Península Ibérica, a pesar de esto, la lírica arabigoandaluza se muestra erudita y hedonista, expresando admiración y encanto por todo su entorno: por la naturaleza, la geografía de las rutas de arena marcadas por el desierto, la botánica, los estanques, los animales, la noche, los amores difíciles o apasionados (ya sean homosexuales y heterosexuales), los exquisitos protocolos del vino y la delicadeza de la comida árabe. En fin, son poemas descriptivos y metafóricos llenos de fuerza y sensibilidad que harán sentir a los lectores más exigentes.

Aquí un pequeño fragmento:

    Quisiera rajar mi corazón con un cuchillo, meterte
dentro y luego volver a cerrar mi pecho,

    para que estuvieras en él y no habitaras en otro,
hasta el día de la resurrección y del juicio final.

    Así vivirías en él mientras yo existiera y, a mi
muerte, morarías en las entretelas del corazón en la
tiniebla del sepulcro.
                                                         Ibn Hazm, de Córdoba (994-1063)


Por último, éste es un libro que vale la pena leerse tanto por su calidad estética y literaria como por su valor documental e histórico, pues desde su primera edición en el año de 1940 hasta la octava edición en 1985 ha constituido una fuente de inspiración para muchas corrientes literarias, entre las que se encuentra la denominada Generación del 27.